Aplicar a una cosa lo que le es propio Ej. Apropiar las leyes a las costumbres.