Persona que no ha cumplido la mayoría de edad (dieciocho años) y por lo tanto requiere de representante legal para sus actuaciones legales.