Es el nombre de la primera etapa de varios procesos; en la averiguación fiscal (adelantan las Contralorías) y en la disciplinaria (la que adelantan la Procuraduría, Personerías y Oficinas de Control Interno Disciplinario). Se examina previamente, sobre la posible ocurrencia de un detrimento patrimonial del Estado (las primeras) o la eventual ocurrencia de una falta disciplinaria (las segundas).