Acción de desarrollar las facultades intelectuales, físicas y morales de una persona.